Escapada al Maestrazgo

En nuestro propósito de conocer algo más nuestro país, planificamos una escapada en familia de 4 días por el Maestrazgo.

El Maestrazgo abarca el norte de la provincia de Castellón y el sureste de la provincia de Teruel, este viaje ha sido una demostración que de realmente no hay que irse muy lejos para descubrir lugares de una gran belleza.

Llegamos al Maestrazgo haciendo una primera parada en Morella, pueblo perteneciente a la provincia de Castellón. Sus calles son preciosas y destacan en él su muralla y castillo al que se accede pasando por delante de la iglesia de estilo gótico Santa María la Mayor.

WhatsApp Image 2020-08-02 at 10.47.38 (1).jpeg
Iglesia Santa María la Mayor, Morella.

Nuestra siguiente parada fue el Santuario de la Balma, incrustado en la montaña transmite una calma difícil de explicar y desde él las vistas son maravillosas.

WhatsApp Image 2020-08-02 at 10.51.46.jpeg
Santuario de la Virgen de la Balma.

Adentrándonos en el Maestrazgo descubrimos un paisaje de gran riqueza natural, aire puro y ríos de agua limpia que invitan a darse un chapuzón de manera inmediata.

Nuestro hotel situado en la localidad de Castellote nos ofrecía unas vistas al castillo maravillosas y por la noche descubrimos el cielo estrellado más bonito que hasta ahora conocíamos.

WhatsApp Image 2020-08-02 at 10.54.45.jpeg
Castellote.

Una excursión recomendable para toda la familia es ascender por las calles empinadas hasta el castillo situado en lo más alto del pueblo, las vistas desde allí son preciosas y además desde sus murallas se pueden ver cabras en las rocas de las montañas, algo que a los peques les encanta.

Otra visita imprescindible es la excursión a las Grutas de Cristal, monumento natural en la localidad de Molinos, una visita guiada muy didáctica y con la duración justa para los niños, aprender algo de geología mientras se adentran en sus galerías es una experiencia súper chula.

Grutas de cristal.

Desde este punto recomendamos visitar el casco urbano de Molinos, un pueblo precioso y con una caída de agua impresionante.

WhatsApp Image 2020-08-02 at 10.55.55.jpeg
Molinos.

Para acabar el día un baño refrescante en el Paraje de Cananillas junto a la localidad de Aguaviva, justo aquí descubrimos que unas pozas naturales pueden convertirse en el mejor de los parque acuáticos.

1976a980-0d32-41f9-b23e-aff071543203.jpg
Paraje de Cananillas, Aguaviva.

En la siguiente jornada nos desplazamos hasta Alcañíz del que cabe destacar sus pasadizos subterráneos donde aprendimos como se almacenaba y trataba la nieve del invierno en las neveras para mantener los productos en verano. También hicimos una parada en la plaza del ayuntamiento cuyo edificio en muy bonito y también para admirar su catedral.

WhatsApp Image 2020-08-02 at 10.57.57.jpeg
Catedral de Alcañiz

Si el calor aprieta, muy cerca y aprovechando el camino de regreso encontramos en embalse de Calanda, aguas color turquesa dignas de cualquier cala pero en plena montaña, baño refrescante con vistas maravillosas.

Embalse de Calanda.

En el último día de ruta y ya con la pena de volver a casa, hicimos dos paradas en dos pueblos considerados «Uno de los pueblos más bonitos de España», Mirambel y Cantavieja.

WhatsApp Image 2020-08-02 at 11.01.20.jpeg
Mirambel.

Mirambel nos regaló una visita en solitario por sus calles desiertas y silenciosas pero llenas de historia. Cantavieja  tiene algo más de ambiente supongo que sobre todo en verano y  porque dispone de más servicios, justo en la frutería situada en la calle que sube a la plaza compramos unos melocotones deliciosos.

Y cómo todo lo bueno se acaba, el viaje llegó a su fin, pero cómo en cada viaje, regresamos con la mochila cargada de recuerdos y el deseo irrefrenable de seguir descubriendo más lugares tan maravillosos como estos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *